domingo, 23 de junio de 2024

Sol.


 

 

A veces estoy triste

solo a veces

cuando la noche se hace larga

y la oscuridad

se agazapa en los rincones

y la niebla cubre el parque,

entonces

el sol aparece con su espiral de luz

lentamente con un suspiro

borra la bruma

con una goma envolvente y tibia

entonces, mi tristeza

como la niebla desaparece

y la noche también.

 

martes, 18 de junio de 2024

Buenos Aires.


 

Quisiera encontrarte Buenos Aires

Con tu antiguo esplendor veraniego,

el mate en la vereda

y el amor escondido entre Jazmines.

Te cambió el progreso,

hoy los vecinos ya no se conocen,

se perdieron la sonrisa y el saludo,  

como las calles empedradas

donde la lluvia reflejaba la vida.

No todo está perdido,

algo te queda,

quedan los cafés, los amigos y el encuentro,

donde el futbol es  rey  

y los amores antiguos,

remontan un poema desolado.

Que costumbre,

el amor en Buenos Aires,

cupido  salta entre las nubes,

y nos deja el corazón herido,

vivimos enamorados del amor,

nos equivocamos una y otra vez,

pero,

siempre nos queda,

ante el fracaso,

recitar a Cortázar:.

“Fui una letra de tango para tu indiferente melodía.



 

martes, 11 de junio de 2024

Cuàl.




Quién es esa mujer que en mis sueños aparece

Que ríe feliz, vuela y corre sobre una playa desconocida

Se parece a mí, camina y habla como yo

Lleva a mi madre de la mano, la besa y le cuenta cosas.

De qué mundo onírico ha llegado

Se ha instalado en mis sueños

Usa mi ropa, lee mis versos y recorre mi casa.

A veces despierto sobresaltada

Mis ojos abiertos la siguen viendo,

¿estoy despierta o dormida?

Quiero seguirla y desaparece

es niebla bajo el sol, voluta de humo

que se lleva la brisa de la mañana,

me queda la duda, pero la sensación sigue

¿esa soy yo…o yo soy ella, cual es la real?

¿La que está escribiendo o la que vive en los sueño?

 



 


martes, 4 de junio de 2024

DOS PEQUEÑOS POEMAS.

 




COLIBRI.

A la vera del rio, crecía la rosa

Corazón de agua, rocío de cielo

Blanco capullo de suave perfume

Llegaba la brisa besando su tallo

Las hojas le cantan su arrullo de viento

Y ella ruborosa tan solo espera

El paso del ave de suaves colores

Que agita sus alas, la besa y se aleja.

 

 

 

SUEÑOS

A veces sueño con el mar

Vuelo sobre él, con sabor a sal

y la espuma de una ola entre las manos

Solo es un sueño,

el mar está lejos y yo durmiendo.

 

 



 

 


Ella.

    Ella pasa  cada  tarde cargando la mirada impía de los vecinos. Retazo de vida que se va deshilachando, burbujeando  en la pri...