viernes, 25 de febrero de 2022

Sin Nombre.


 


¿Quién tiene ganas de escribir?

Ucrania invadida

y el mundo con peligro de una nueva guerra.

Cuánta ambición,

 algunos actúan como si fuesen a vivir  mil años,

quieren perpetuarse en el poder como seres heroicos,

y lo harán como asesinos.

Las muertes se suman,

las imágenes son fotos que duelen,

quedaron retratados;

niños y madres llorando,

ancianos con las cara manchadas de sangre,

casas destruidas.

Momentos que creímos nunca se volverían a repetir,

y nos equivocamos.

Ella, la guerra, ya está aquí,

crece como planta maligna,

es un perro salvaje, actuando a rostro descubierto,

a miles de kilómetros de nuestra casa,

anunciando con sus tanques y con la sirena de peligro,

que  es inminente, puede llegar en cualquier momento.

Reina el espanto, el miedo, el temor, la orfandad.

Dios mío: ¡Paz!



martes, 22 de febrero de 2022

Gesell.


 

Trae el viento aroma de sal,

la brisa  agita  los plumerillos

que se esconden tras los médanos,

 barre la arena, el  mar se agita

 su espuma se eleva,

vuela,  como el gorrión gris

 de vuelo bajo, planeando  con el viento.

No estoy en Gesell,

cierro los ojos y regreso allí,

a sus calles con arena, sus casas de té

y ese aroma tan suyo de mar y madera.

Artesanos de cuero y cintas,

poetas de la vida con ojos cansados,

pintura de un pueblo que no quiere dejar de ser quien es.

viernes, 18 de febrero de 2022

¿Dónde amor, dónde...?


 

¿Dónde amor, dónde?

 

¿Dónde se abreva la poesía?

¿En la rosa que me habla con tu voz,

en la brisa que trae tú perfume,

aquel suave aroma de cítricos amargos,

o en el bordado del mantel de hilo?

¿Dónde amor, dónde se encuentra?

En qué palabra  me espera:

río, playa, mirada,  beso, cielo…

todas hablan, gritan armonía,

 y mi mente viaja, en un abismo radiante,

buscando la gloriosa dicha

de lograr la poesía perdurable,

como esas canciones que el tiempo lleva,

las pierde,

pero  no se olvidan.

 



lunes, 14 de febrero de 2022

Noches.


 

Hay noches que rebosan de tristeza,

Mueren en ellas los libros sin historias,

No bastan sus dramas para lograr el sueño,

Ni la comedia feliz cierra los parpados.

Las tinieblas  detrás de la ventana,

Toman  formas de pájaros sin alas

Y se elevan empujados por el viento,

hacía el país del miedo y de las sombras.

Hay noches que rebosan de tristeza,

Noches sin ángeles, sin mieles ni ternuras,

Sin besos, frías como el mármol,

Donde el silencio es peor que un grito

Y  el amanecer azul de ojeras atraviesa los ojos con su filo.

 

 

 

 

 

viernes, 4 de febrero de 2022

La tejedora.


 

El jardín la espera,

las agujas y la  lana,

entre sus manos,

filigrana de colores,

que sus dedos, dibujan  con premura.

Como pintor que sabe su oficio,

ella teje y teje cada tarde,

da placer verla,

aplacando la paciencia,

sonriendo,

ante alguna idea que,

surca recuerdos

en su mente,

entre puntos y lazadas va descifrando, 

el mágico abecedario del tejido y de la lana

que sólo ella conoce,

filigrana de colores,

que sus dedos, dibujan  con premura.



 

Buenos Aires.

  Quisiera encontrarte Buenos Aires Con tu antiguo esplendor veraniego, el mate en la vereda y el amor escondido entre Jazmines. Te ...