martes, 26 de diciembre de 2023

Besos al cielo.


 

 

 

 

Las campanas no suenan o yo no las escucho

todo ha cambiado,

hasta el llamado a misa

se desliza y no suena para mí.

Me faltas, y tu risa ya no me motiva

como antes a reír.

Te fuiste y te llevaste mi alegría

y hasta mis ganas de escribir.

Las musas se aburren a mi lado

jirones de poesía, se suman al papel

van jugando, se abrazan

y en ellas mi tristeza se hace raíz.

Hasta mi voz suena distinta,

será que no te nombro

y a pesar de los meses que pasan

es tan cercano el dolor, que intento creer,

que el tiempo, en su andar

me traerá paz al corazón

y aunque no logre el olvido,

me quedará el recuerdo de tu amor.

 



Ella.

    Ella pasa  cada  tarde cargando la mirada impía de los vecinos. Retazo de vida que se va deshilachando, burbujeando  en la pri...