martes, 30 de enero de 2024

Vias vacias.

 


 

Vias vacías,

que buscan un pueblo,

brillan,

como si fueran de plata encendida,

recorren la planicie, sus ondulaciones,

un  viento verde las acaricia

y ellas siguen, fantasmas de un ayer

que perdura olvidado.

Buscan una estación,

vacia de sueños, pero de pie

árbol talado que no quiere morir.

Hay pueblos perdidos en la pampa

donde arrecian los arenales

cuando el viento redobla sus bríos.

Donde suenan  campanas

de una iglesia destruida

tañen y sólo los pájaros responden,

alzando un vuelo circular

y perdiéndose en el infinito.

Las vías se van, continúan su búsqueda

de encontrar con vida

alguna estación, algún pueblo

y el tren fantasma pueda detenerse.

 

sábado, 20 de enero de 2024

La espera. (desde la imagen surgió el poema)


 

 

 

Una fina garúa le moja el alma,

pero sigue esperando,

a pesar del otoño que desnuda las ramas,

del frio  que vence el calor de su abrigo.

A lo lejos, el pueblo y la niebla

le guardan su figura,

las viejas paredes la ocultan,

tal vez ella quiera echarse a volar

cruzar el río y llegar a su lado

o es su imaginación que sueña.

Solo llegan los recuerdos,

lo abrazan y le oprimen el pecho,

cierra los ojos y las voces perfumadas de glicinas

lo tocan como una caricia.

Perdió noción del tiempo,

está oscureciendo,

como un animal herido

un relámpago cruza el horizonte,

otra tarde deshojada, 

sus ilusiones son pétalos  sobre el cemento.

Mañana volverá,

sabe que el olvido y él no van de acuerdo

algún día ella extrañara el calor de su cuerpo

de sus besos y la vera regresar,

tan pálida como la vio partir,

sin garúa, sin otoño,

tal vez en primavera.

 

viernes, 12 de enero de 2024

Poesía.


 

 

 

Hay una certeza de vacio

cuando la noche comienza a caer,

un susurro me habla al oído

es que ella, se acerca,

vestida de rimas y metáforas

deja caer su miel

y coqueta se desliza

entre las sombras que habitan el cuarto.

Por momentos desaparece, sola regresa

y me deja un poema en el papel.

Poesía quédate a mi lado,

duerme conmigo, que tu calor me inspire

que tus versos cicatricen mi alma

hoy, mañana, cada día…



miércoles, 3 de enero de 2024

Amanecer.


 

 

 

 

Amanece,

el sol siembra piedras brillantes

sobre el pasto,

un rumor de hojas puebla el aire

y  no hay viento.

¿Qué misterio quiebra  el campo y

me atrapa con su magia?

Me atrapa y me lleva a imaginar mundos irreales.

Siluetas que se mueven entre los pinos,

ellas me miran y a la vez me ignoran,

se elevan, desaparecen como volutas de humo.

Los brillantes siguen ahí, coqueteando entre el pasto.

Hay un paisaje que convida a caminar

y mientras me alejo,

la magia va desapareciendo, el sol se bebe el rocío,

solo queda el verde del campo

y entre los pinos, regresaron las figuras

que solo yo veo, bajo el sol mañanero.



Ella.

    Ella pasa  cada  tarde cargando la mirada impía de los vecinos. Retazo de vida que se va deshilachando, burbujeando  en la pri...