lunes, 25 de marzo de 2019

Quimeras.


Violetta y Alfredo, personajes de: La Traviata, de Giuseppe Verdi.





Ella pasa  cada  tarde
cargando la mirada impía de los vecinos.
Retazo de vida que se va deshilachando,
burbujeando  en la prisión de una copa,
o en las manos húmedas
del último cliente.
Fluye la dulzura en su mirada triste,
la ilusoria suerte, le borró las quimeras
y sus sueños quedaron  rotos,
cristales de luna que se llevó el tiempo.
Sin embargo, alguna fantasía le queda,
de su vano destino,
mujercita  oscura, menuda y frágil.
Una esperanza chiquita,
juega en su  memoria,
aquella  historia  de la abuela tana,
de  Violetta que se redime por el amor de Alfredo
La carga en la mochila de los sueños
y quién sabe,
si en el laberinto  de sus noches
entre esos rostros vacíos  acierte  el amor.
Y cambiara la historia,
y Violetta y Alfredo
se salvarán los dos, salvando la esperanza.






lunes, 18 de marzo de 2019

Reflejo de luna.








Es una hoz en la oscuridad,
luna sobre océano
en la playa vacía.
Arena y huella
que borró el viento.
Habitas en el arbusto salvaje
que quemó el sol,
te reflejas en la piel del horizonte,
abanico  sin nombre
navegando sin barca
sobre el mar sereno.
En el acantilado,
de pie entre las rocas,
aunque no me veas,
yo te estoy mirando,
cuchillo del cielo
amiga callada
de noches sin sueño.



miércoles, 6 de marzo de 2019

Él, está aquí.






Dejó de llover.
Un aroma a pinos y lavanda inunda el parque.
En un costado, el manzano deja caer sus hojas.
Mariposas amarillas anunciando
que se acerca un cambio de estación.
Algo diferente palpita entre las flores
ya no alegran con su matiz y perfume.
El jardín es el escenario,
los diferentes tonos de ocre van cubriendo el césped
y se explayan cada día más,
intentando imponer su color.
Sólo la retama y el ciprés se rebelan,
su verde se mantiene desafiante.
La lluvia dejó sus lágrimas entre las hojas,
la humedad  late con un olor  a madera mojada,
que las plantas desprenden
para anunciar que algo nuevo se avecina.
El viento frío traspasa las rendijas de las ventanas,
gira en las habitaciones,

y ya no quedan dudas; el otoño ha llegado.





viernes, 1 de marzo de 2019

La niebla.







Las montañas y el lago
le pertenecen.
El paisaje
cambia en gama de grises.
Son suyos los picos nevados
que cubre el silencio.
Es una paloma en vuelo
que gira alrededor de su nido
y va poniendo proa hacia la cima,
alejándose del sol.



Paisajes de San Carlos de Bariloche. Patagonia Argentina.






Buenos Aires.

  Quisiera encontrarte Buenos Aires Con tu antiguo esplendor veraniego, el mate en la vereda y el amor escondido entre Jazmines. Te ...