sábado, 6 de abril de 2024

Era la tarde.


 

 

 

 

 

Nos detuvimos.

Era esa hora de la siesta

que deja caer los párpados

y despierta los sentidos.

La Pampa se doraba en plena soledad,

a la sombra de un sauce llorón,

nos dormimos.

 

Libertad del aire de campo

que flota y perfuma sin perfume,

verde soberanía del pasto salvaje

que nadie cuida, solo crece,

sin edad como los árboles,

soldados de la tierra,

sombra oscura en la noche,

sombra fresca del día.

 

La tarde agonizó

en un gris y rosado horizonte.

Bajo el sauce, abandonamos juramentos

que no íbamos a cumplir

y  la fruta fragante del amor.




20 comentarios:

  1. mariarosa, que bella siesta convertiste en poesía.
    Me encanta como escribes, la naturaleza toda a nuestra disposición y que mal le pagamos por tanto que nos da.
    Abrazos y besos querida amiga, que tengas un bello fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Que tal hermosa?!
    que tal preciosa
    maria rosa?!
    me fascina este poema
    porque parece una oda a la belleza simple,
    al poder sanador de la naturaleza y a los juramentos
    que se desvanecen en la quietud del atardecer. Una beauty total y muy original, ademas.

    Un beso y feliz noche de sabado.

    ResponderEliminar
  3. Lindo y dulce poema. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  4. Que mejor lugar para una siesta que rodeados de naturaleza y en muy buena compañía. Me trajiste recuerdos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es bueno dejar de usar juramentos que no se cumplirán, para qué. Y cuándo mejor que en una siesta ¿No?

    Un poema bucólico muy bonito. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Cundo llega su hora(la siesta) un mundo nuevo se nos abre a nuestros ojos, o mejor dicho a Morfeo que nos envuelve en sueños deliciosos.
    Bello poema, un besote, feliz domingo.

    ResponderEliminar
  7. Un bello espectáculo bajo tus letras a los pies mismo de la naturaleza que nos protege y nos cuida.
    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  8. Un relato campestre hecho poesía, Mariarosa. Muy bello.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. mariarosa, bello poema que la naturaleza despierta en ti, yo dormiría todas mis sientas así.
    Cariños y besos mi querida poeta

    ResponderEliminar
  10. Pues te felicito por tan hermosa poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Impresionante. Sin necesidad de explicitar nada lo dijiste todo. Fascinante destreza, Mariarosa. Ni una letras de más.
    Abrazo sinceramente admirado.

    ResponderEliminar
  12. Una delicia de poema amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Unas imágenes encantadoras en tus versos que adornan la poesía de colores, como la propia naturaleza, y donde todo queda dicho sutilmente.
    Precioso María Rosa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. La tarde y el paisaje fueron testigos de unas promesas y un amor, que quedaron difuminados en gris rosado del horizonte...Muy bello y sutil, María Rosa.
    Mi abrazo entrañable y admirado por esta belleza literaria.

    ResponderEliminar
  15. Que show de postagem!!!
    Poema e imagem maravilhosos, aplaudo daqui!!
    Uma feliz semana, Maria Rosa,
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  16. Boa noite, Maria Rosa!
    Poema muito belo, bem acompanhado de igualmente bela imagem!
    Gostei muito.
    Muito obrigado pela visita, e gentil comentário no meu cantinho.
    Beijinhos e feliz semana!

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com
    https://soltaastuaspalavras.blogspot.com

    ResponderEliminar
  17. Una tarde espléndida, vivida sin más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. María Rosa.
    Pero que tarde más hermosa tras una siesta.
    La fotografía cumple con maravillosas promesas dentro de tu verso de amor.
    Un abrazo.
    Mónica

    ResponderEliminar
  19. Las imagenes que nacen de tu poesia es preciosa,transparente,olorosa.Un abrazo grande!

    ResponderEliminar

Ella.

    Ella pasa  cada  tarde cargando la mirada impía de los vecinos. Retazo de vida que se va deshilachando, burbujeando  en la pri...