martes, 12 de julio de 2022

Otra tarde.


 

Cada suspiro, hace  mi pecho  de algodón.

Las mariposas juegan con las zinnias,

todo es efervescencia

y el sol  una caricia.

Detrás de los pinos vuelan las palomas,

círculos grises buscando una brisa

que las lleve  sin esfuerzo, casi planeando,

al país de las migas de pan.

Y la tarde pasa, ella también se va,

no se adonde,

lo que sí sé, que no volverá,

llegará otra, luciendo tal vez un sol tibio

y mis manos hoy heladas, cobraran calor.

 



22 comentarios:

  1. Pasan las tardes pero quedan tus letras...
    Un abrazo y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael por tus palabras y tu compañía.

      mariarosa

      Eliminar
  2. Todo lo que se va nunca regresa, solo el recuerdo nos dice que una vez existió . Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estimada Campi, agradezco tu comentario siempre amable.

      mariarosa

      Eliminar
  3. La paloma pasó volando...y regresa ...así es la vida, creemos que algo se nos fue y sin darnos n cuenta vuelve a la memoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La memoria siempre trae recuerdos de buenos y malos momentos, los malos prefiero olvidarlos y soñar con los buenos.
      Gracias Magdalena.

      mariarosa

      Eliminar
  4. Ayyyy, esa palomita tan dulce y bonita!
    esta si es una maravillosa, tierna y reconfortante Cancion de Invierno!
    Felicidades, mariarosa! ༺♥༻❀༺♥༻

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son escenas de una tarde convertidas en poesía. Gracias hadita por tu compañia y comentarios.

      mariarosa

      Eliminar
  5. Lindo poema la naturaleza siempre nos renueva. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  6. Que hermoso y sutil este poema donde fotografías esos momentos de serenidad en una tarde cualquiera, dando color a los detalles visionados.
    Precioso, me ha encantado porque realmente es poesía sin cuento...
    Un abrazo María Rosa y buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elda, yo sigo en Buenos días y para ti ya ha llegado la tarde que espero sea de un bello verano. Gracias por tus lindas palabras.

      Un abrazo.
      mariarosa

      Eliminar
  7. María Rosa te has mimetizado con la naturaleza, las palomas y la tarde; tu misma te hiciste luz y poema y gracias a eso, se te encendió el alma, su luz nos llega y nos calienta a todos. Me encantó tu sencillez, serenidad y sensibilidad literaria, amiga.
    Mi abrazo entrañable y admirado por tu amor a las letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada M. jesús, gracias por la calidez de tu comentario, eres muy amable. Un abrazo.

      mariarosa

      Eliminar
  8. Un bello y relajante poema del día a día, realmente lo que se va no vuelve, pero siempre quedará el recuerdo vivido. Son unos versos tan naturales como la propia naturaleza que nos envuelve y arropa.
    Un gran abrazo mariarosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan por tus amables palabras, un abrazo.

      mariarosa

      Eliminar
  9. Bello poema pleno de instantáneas producto de la contemplación...
    Envidiables hallazgos ("Cada suspiro, hace mi pecho de algodón", "buscando una brisa
    Que las lleve sin esfuerzo, casi planeando, alpaís de las migas de pan..." por citar un par de ejemplos.

    Abrazo una vez más sin sombrero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecimiento como siempre por tus generosas palabras. un abrazo.

      mariarosa

      Eliminar
  10. Y qué fortuna es sentir la tarde o la vida con esa sensibilidad tuya, con esa delicadeza, con esa ternura...!!!

    Llegarán muchas tardes y podrás tener las manos frías, pero nunca el corazón...

    Un enorme abrazo, querida amiga!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy generosas tus palabras estimado Emilio; gracias.
      Un abrazo.

      mariarosa

      Eliminar
  11. Se nem tudo passa na vida, há pelo menos um esperança de que tudo possa melhorar.
    Abraço amigo.
    Juvenal Nunes

    ResponderEliminar

Ella.

    Ella pasa  cada  tarde cargando la mirada impía de los vecinos. Retazo de vida que se va deshilachando, burbujeando  en la pri...