lunes, 15 de enero de 2018

El té.








Pasaría la vida,

conversando sobre una taza de té,

pero, sólo contigo.

Escuchando tus historias,

el dorado néctar

me sabe a placer.

Tus palabras vuelan

acarician mis oídos

con relatos de selvas,

mariposas gigantes

y pájaros perdidos,

que duermen en la cueva

de un gigante dormido.

El té es como un vino

que te hace alucinar

te embriaga y tus cuentos

me hacen soñar.

Armonía de estar juntos,

y ser felices.

Yo sé bien que no existen

tus fábulas encantadas

que son fantasías,

pero… es bello  escucharlas.








lunes, 1 de enero de 2018

Jueces de la vida ajena.






Ensucian el aire
con sus palabras.
¿Desde qué altura, juzgan?
Lo que  nunca entenderán.
Su saliva es veneno,
sus ojos, ventanas sin luz.
Corazones  de mármol,
como sus pensamiento.




viernes, 22 de diciembre de 2017

Un día.





Un día llegara,

que seré silencio..

No abriré puertas

ni cerraré ventanas,

en mi mesa no habrá pan ni vino,

resbalarán las voces por las flores secas.

Me llevaré los sueños que no realicé,

el olor de la alfalfa,

los rostros amados,

el viento en la cara

y hacía el infinito, tu nombre.


viernes, 8 de diciembre de 2017

Final.





No entendí tus mensajes,
palabras,
hilos sueltos,
burbujas livianas
cruzando el aire,
lejanas,
perdidas,
ausentes de mí.

No es culpa de la vida,
es que nos vamos gastando,
como el mar a la arena,
el viento a la montaña
y la gota a la piedra.


viernes, 1 de diciembre de 2017

Llueve.





Hay  silencio,
viento que  agita las ramas,
de un imaginario mar, 
me acaricia,
aliviando tempestades.

Se han escondido los pájaros,
en la transparencia del atardecer,
las hojas mudas, viajeras de la tarde,
caen hasta mis manos.



viernes, 24 de noviembre de 2017

Dunas.





Los médanos cubren el paisaje,
imitan las caderas de una mujer.
Más allá,
el horizonte es una línea,
entre el cielo y el mar.
Suspiros de espuma
entre las curvas sinuosas
llegan y se alejan
 son capricho del viento
jugando en el aire
coqueteando con él.

En la casa  arden los maderos,
el olor a mar entra por los resquicios,
mundo especial,
reino de los leños.
La arena se levanta
velo de escarcha
 que apaga el paisaje
y se proyecta contra los  cristales.
Es invierno
su perfil es crudo.
Quiero cerrar la puerta
de esta casa imaginaria,
que regresen los pájaros
que  la vida habite en libertad
y el silencio no exista.



martes, 14 de noviembre de 2017

Llovizna.






Llovizna bajo las estrellas,
rastros del invierno,
escondido en el vientre,
de una primavera rezagada,
que se anuncia con un sol mañanero
y tirita por la noche
en la media luna de mis ojeras.