sábado, 15 de abril de 2017

Poemas 3 y 4



NAHUEL HUAPI

EL  lago esta sereno,
tan quieto
que se pueden contar las piedras
que duermen en su lecho.
El sol se refleja  en el agua clara.
Dibuja diamantes inquietos que juegan a ser peces,
ilusión que inventa el medio día,
sobre un fondo esmeralda
que se ha quedado dormido.



LLUVIA

Besa el cristal,
lo acaricia y se aleja.
Amante coqueta que viene y va,
dama inconstante que se aleja
buscando otro sueño que sostenga su caída,
delira su cuerpo liviano, 
cae,
se desvanece y camina hacia el  final.



5 comentarios:

  1. Dos bellas pinceladas para un paisaje de otoño.

    Besos y cariños.

    ResponderEliminar
  2. Hola María Rosa.
    Hace tiempo que no nos leemos, no sabía que tenías un nuevo blog.
    Gracias por estos bellos poemas, un buen lunes de pascua y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  3. Me vuelo en ese azul que conozco y he disfrutado muchas veces

    que de ello renace esa fuerza sorprendente
    de lo maravilloso que nos ha sido donado
    para seguir conectando con lo esencial...

    la búsqueda permanente de lo mejor.

    besos.

    ResponderEliminar
  4. Una belleza los dos poemas.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  5. Qué belleza de letras María Rosa, ese otoño te sienta divino, inspira en ti unos lindos poemas. Te felicito. Un abrazo!!

    ResponderEliminar