lunes, 20 de marzo de 2017

Otoño.




El viento juega en los tejados,
tirita sobre el césped,
asusta a los rosales
y enloquece  al viejo ciprés.
Mi temblor y el del gorrión
se parecen,
nos cuesta la aventura de vivir
su  fragilidad y la mía
se unen bajo el ocre de la tarde,
de un otoño que florece
y baña de dorado el paisaje.



5 comentarios:

  1. Un otoño cuajado de colores, y tu pintándolo ferviente.Precioso.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tal cual lo pintas, así me imagino el otoño... algo triste y nostálgico.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Si el otoño ya se avecina
    aunque por aquí no es muy notorio en amarillo, si la ausencia de flores y frutos lo delata
    mas cuando veo ese ocre ...me fascina el color de su sol...

    besos.

    ResponderEliminar
  4. Mi querida MªRosa, te confesaré una cosa el otoño aun con su nostalgia es mi estación preferida, bellas letras le dedicas, pasa un lindo día de la poesía. Un abrazo en tu caso otoñal.

    ResponderEliminar
  5. Bello poema para la mas bella estación del año.

    Un haiku para ti

    Temblor de pájaro,
    locura del ciprés:
    Blues de otoño.

    y muchos besos

    ResponderEliminar